La música tiene muchas aplicaciones en marketing y funciona a muchos y diversos niveles.  Las principales conclusiones del articulo son las siguientes: 

  • La música tiene un potencial muy elevado para transmitir información, para establecer vínculos con los consumidores o para asentar ciertos valores de marca. 

  • La música de fondo es un elemento de control de los flujos de clientes en el retail: Los supermercados emplean música más suave en las horas valle para mantener a sus clientes dentro de la tienda y recorriendo los pasillos y otra más animada en horas pico en las que necesitan que sus consumidores se comporten de forma eficiente. 

  • Los consumidores no se dan cuenta, porque la música es una de esas informaciones contextuales que se procesan a un nivel subconsciente.

  • Los estudios de neuromarketing han demostrado, además, que la música que asociamos a ciertos momentos de nuestra vida tiene un efecto tranquilizador y también que la música influye en nuestros estados emocionales, pudiendo hacer que estemos más contentos, más relajados o más alegres.

  • Muchas marcas han creado “audio logos” que mejoran la identificación de la marca. Son un sonido que lleva al consumidor a pensar directamente en la marca y en su identidad.

  • La música es una pasarela para las experiencias y para conectar con los consumidores a través de ellas. 

  • La música permite vivir experiencias, sentirlas y conectar profundamente con ellas, lo que ayuda a crear vínculos más sólidos entre los consumidores y las marcas.

Enlace al artículo original

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *